Cómo Europa está haciendo frente a las interrupciónes de la cadena de suministro

separator

Adaptarse a los retos presentes y futuros de COVID-19

COVID-19: YOUR PROCUREMENT RESPONSE STRATEGY Accede a nuestro webinar sobre la creación de planes de continuidad delnegocio y estrategias a corto, medio y largo plazo.

La entrega a tiempo de materiales se ha visto sometida a una enorme presión. En el sector minorista, los supermercados de muchos países han visto cómo sus ventas semanales han sido las más altas de la historia, ya que los consumidores se abastecen de aquellos bienes que temen que puedan ser escasos. Con las autopistas en gran medida libres de tráfico aparte del transporte de mercancías, los productos generalmente están llegando y todavía no hemos visto escasez de alimentos o de otros artículos esenciales. Muchos países tienen las tiendas cerradas para aquellas compras que no son esenciales, e incluso cuando están abiertas, los consumidores suelen ser cautelosos a la hora de salir a la calle, prefiriendo la compra online. Esto a su vez podría poner la logística de empresas como Amazon bajo presión. Además, un número creciente de conductores de camiones y furgonetas están de baja, a menudo con síntomas del virus, mientras que muchos trabajadores de almacén están descontentos por los riesgos que comporta su trabajo.

Dicho esto, la flexibilidad de la industria logística ha sido uno de los aspectos positivos durante la crisis COVID-19. Elizabeth de Jong, de Freight Trade Association de UK, ha comentado a la BBC que la demanda ha estado entre el 50 y el 100 por ciento por encima de lo habitual, y los transportistas por carretera se han adaptado para mantenerse al día. Además, pronosticó que los compradores notarían las consecuencias en los estantes de los supermercados. Es decir, puede haber todo lo que los consumidores necesitan, pero no todo lo que quieren: tal vez cuatro tipos de tomate o menos variedad de comida preparada en lugar de las 14 opciones habituales.

Según de Jong, también están pidiendo el apoyo aquellos sectores que se ven afectados negativamente por el confinamiento y ya que necesitan desesperadamente la mano de obra, como la industria de ocio y eventos o el sector hotelero.

Cosechas, bajo amenaza

El tiempo de cosecha se acerca rápidamente en muchos países del hemisferio norte. ¿Cómo se va a hacer frente al confinamiento, a las restricciones de circulación del trabajo migratorio y/o a los trabajadores que sufran síntomas?

Abril marca el inicio de la cosecha de espárragos en el sur de Alemania, un evento que tiene un gran significado en algunas ciudades y pueblos. A finales de mayo maduran las fresas, y ya hay un problema para el lúpulo, vital para el sector cervecero del país, no para la cosecha, sino para el trabajo de la misma.

Por supuesto, el problema está presente en toda Europa. En Italia, por ejemplo, aproximadamente 150.000 trabajadores agrícolas son extranjeros, según la oficina estadística italiana, Istat. La región Emilia-Romaña, una de las provincias más afectadas por COVID-19, depende especialmente del trabajo migratorio y representa aproximadamente un tercio de la producción agrícola e industrial italiana. Se estima que, en general, las empresas agrícolas europeas tendrán un déficit laboral de 300.000.

Para hacer frente a la escasez de mano de obra, el Ministerio Federal alemán de Alimentación y Agricultura puso en marcha el portal de empleo Das Land hilft («El país ayuda»), mediante el cual los desempleados y los agricultores pueden ponerse en contacto entre sí rápidamente y sin burocracia. A pesar de estas iniciativas, puede ser demasiado tarde para salvar gran parte de la primavera y los primeros cultivos de verano.

Gran parte del trabajo doméstico disponible, por ejemplo, el personal de hoteles y bares, no se utiliza para el trabajo de campo. Por lo tanto, el Gobierno Federal está relajando las normas para permitir que los solicitantes de asilo y los migrantes de países no pertenecientes a la UE, como Albania, Bosnia y Herzegovina, Serbia o Montenegro, sin un permiso de trabajo, comiencen a trabajar en la agricultura durante períodos cortos.

A pesar de la flexibilidad y las iniciativas gubernamentales, es probable que los consumidores europeos experimenten menos variedad en sus platos este año.

Los controles fronterizos, las prohibiciones de viaje y la reducción de los viajes aéreos significan retrasos y costes más altos

A finales de marzo, se pudieron ver largas colas de camiones, procedentes de la Unión Europea, en la frontera turca debido a la cuarentena de 14 días que impuso Turquía para reducir el riesgo de propagación de COVID-19. Bulgaria que fue excluida de la restricción y comenzó a construir el «mayor aparcamiento del mundo para camiones» para gestionar transporte de mercancías desde y hacia Turquía, un importante proveedor de la UE no sólo de productos agrícolas, sino también manufacturados.

Este es quizás un ejemplo extremo, pero destaca cómo el COVID-19 está causando graves interrupciones en las cadenas de suministro. La cuestión más amplia es que los controles fronterizos y las prohibiciones de viaje limitan la capacidad para identificar y calificar a nuevos proveedores dentro de la cadena de suministro.

Países como el Reino Unido e Irlanda, que dependen en gran medida del transporte aéreo, están especialmente expuestos a este tipo de riesgos de la cadena de suministro. La reducción de los viajes aéreos significa que las empresas deben encontrar alternativas, por ejemplo, aumentar la capacidad de almacenamiento de productos no perecederos y fletar vuelos especiales para productos perecederos. Las aerolíneas como Virgin y Lufthansa están empezando a ejecutar vuelos de carga, ya que las aerolíneas de transporte de carga no pueden compensar el déficit.

A medida que China vuelve a la actividad normal de exportación, otro desafío en el horizonte a corto y medio plazo puede ser la capacidad de almacenamiento. Las mercancías llegarán en barcos, pero muchos de ellos no tendrán a dónde ir mientras muchos puntos de venta estén cerrados. Veremos cómo la industria logística hace frente a esta situación dentro de unas semanas, empresas como Maersk siguen confiadas.

Los impactos a largo plazo

«El coronavirus provocará cambios permanentes en las cadenas de suministro mundiales», Beata Javorcik, Economista del Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (BERD)»

La pandemia se extendió por primera vez en China, y el primer gran éxito económico se produjo en empresas dependientes de proveedores chinos de componentes y materiales. Puede parecer una eternidad ahora, pero la interrupción de la oferta de componentes de China tuvo un grave impacto en muchos fabricantes de automóviles y de alta tecnología.

Durante muchos años, las grandes empresas han dado por sentado que las barreras comerciales son bajas y lograr una ventaja competitiva era lo más importante, por ejemplo, deslocalizando la producción, comprando no construyendo, ahorrando en inventario y abasteciéndose de países con un coste más bajo. Para reducir aún más los costes, muchos compradores confían en un solo proveedor para ciertas categorías de gasto. Esto funciona cuando se puede contar con el suministro, pero no si el proveedor cierra la producción por cualquier período de tiempo o hay prohibiciones de transporte.

«El coronavirus dará lugar a cambios permanentes en las cadenas de suministro mundiales». 

Es probable que la pandemia cambie la ecuación, el énfasis pasará de la reducción de costes a la mitigación de riesgos. El mundo está empezando a ser consciente de que podría surgir otra interrupción en cualquier momento. Tiene más sentido obtener de varios proveedores cierta capacidad de repuesta, en lugar de sólo uno o dos porque son más rentables. «El coronavirus dará lugar a cambios permanentes en las cadenas de suministro globales», dijo Beata Javorcik, Economista del Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (BERD) a la BBC.

«Las empresas tendrán que pensar no sólo en la eficiencia y el coste, sino también en la resiliencia de sus cadenas de suministro». Javorcik ha señalado también que el coronavirus es un segundo shock para las cadenas de suministro mundiales en los últimos años, que se suma a las disputas comerciales entre China y los Estados Unidos. Y, por ejemplo, en Europa todavía no sabemos cuál será el impacto total del Brexit.

Estas interrupciones exigirán un replanteamiento en los enfoques de las cadenas de suministro, uno de los resultados más probables es que las empresas elegirán tener más proveedores en más ubicaciones.

Sectores como la moda, que han trasladado la producción a países como Vietnam y Bangladesh, pueden ver un reordenamiento a largo plazo. Según Javorck, una mayor automatización puede mitigar los costes salariales más altos si la producción se «redistribuye» de los países de bajo coste a Europa. Otros no están tan seguros: la automatización tendrá un impacto limitado en muchos sectores; además, mientras China vuelve a los niveles normales de producción, gran parte de Europa y Estados Unidos estarán inactivos durante algún tiempo. El ‘reshoring’ no aporta certidumbre de suministro. Por lo tanto, la clave para la pandemia de las cadenas de suministro es la “redundancia, no el reshoring”.

De cualquier manera, las cosas cambiarán. Según Koray Köse, Analista Director Senior de Gartner, «las consecuencias de una pandemia son difíciles de predecir. Sin embargo, los riesgos siempre existen y se incrementan con una mayor globalización e integración de las cadenas de suministro. No se trata de si va a suceder, sino de cambiar el enfoque para estar preparado cuando suceda. Ese es un cambio de mentalidad en la gestión de riesgos y la continuidad del negocio».

La agilidad de la economía es un elemento positivo

Uno de los pocos aspectos positivos de esta crisis ha sido ver lo bien que muchos de los sectores han sido capaces de adaptarse. Según RiskMethods en su informe sobre el impacto del coronavirus, las organizaciones ya están considerando cómo pueden construir cadenas de suministro más resistentes antes de que llegue la próxima crisis. Desde JAGGAER también estamos apoyando a nuestros clientes con soluciones como JAGGAER Sourcing Optimizer para superar los retos ahora y en el futuro.

Aquí hay otro aspecto positivo. No hay la menor duda de que en un mundo incierto, las soluciones basadas en Inteligencia Artificial (IA) permiten a las organizaciones predecir y actuar sobre patrones de suministro que desempeñarán un papel cada vez más importante en los negocios, y esto a su vez aumentará la demanda de profesionales en tecnología de la gestión de compras y abastecimiento.

Ponte al día en el webinarCOVID-19: YOUR PROCUREMENT RESPONSE STRATEGY  co-dirigido con Philip Ideson de Art of Procurement. 
Please follow and like us:
RSS
Google+
Google+
https://www.jaggaer.com/es/como-europa-esta-haciendo-frente-interrupciones-cadena-suministro/
LinkedIn
Vimeo