Tanja Reilly, EcoVadis - Director Ejecutivo Senior de la Region de DACH

La compra sostenible, ¿por qué es tan importante?

  • Blog
  • Todos Sectores

El Día de la Tierra, 22 de abril, es una celebración del compromiso de crear un mundo más seguro, saludable y limpio, lo que hace que sea un momento perfecto para reflexionar sobre los beneficios de una gestión de compras sostenible. Más ahora que la contaminación se ha reducido en toda Europa por el COVID-19.

En los últimos años, uno de los temas que ha sido más crítico para las empresas a nivel global es la sostenibilidad: los inversores, los consumidores, los equipos ejecutivos y otras partes interesadas de la organización se han dado cuenta de que la responsabilidad corporativa no sólo construye un mundo mejor, sino que también impulsa el valor financiero. Con ello, las empresas globales se están comprometiendo con Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), como por ejemplo, la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, la eliminación de la esclavitud, la eliminación de los plásticos, la conservación del agua utilizada en la producción, la incorporación de fuentes de energía renovables y mucho más.

Los equipos de compras están en una posición única e importante para impulsar este tipo de iniciativas, ya que estas mejoras sólo son posibles a través de la cadena de suministro.

Un rápido vistazo a la regulación

Además la presión de los consumidores de los consumidores e inversores sobre las empresas para que sean más sostenibles y creen productos éticos, cada vez hay más leyes y regulaciones relacionadas con el medio ambiente, el trabajo y los derechos humanos y la  preocupación por la corrupción que llevan a las empresas a prácticas comerciales cada vez más responsables.

Alemania introdujo su Ley de Aplicación de la Directiva de RSC en respuesta a la Directiva 2014/95/UE de la UE, que obliga a las empresas a informar sobre los riesgos y prácticas medioambientales, sociales y laborales y de derechos humanos no sólo en sus propias operaciones, sino también en la cadena de suministro. En Francia, leyes como Devoir de Vigilance, así como Sapin 2 son responsables de la debida diligencia en las prácticas ambientales, sociales y éticas de las filiales y proveedores. También existen requisitos de presentación de informes sobre los minerales en conflicto en los Estados Unidos y en la UE, la Ley de Transparencia de California, la Ley de Esclavitud Moderna del Reino Unido, así como leyes similares que se promulgan o consideran en Australia, Suiza y otros lugares.

Con la presión para mejorar la sostenibilidad y la rendición de cuentas corporativas aumentando desde todas las partes, las empresas deben mirar más allá de las operaciones internas por sí solas y medir el rendimiento de la RSC en todas las relaciones comerciales, especialmente los socios comerciales y de suministro.

Las compras como pivote hacia la sostenibilidad

El departamento de compras es el encargado de las relaciones con los proveedores de una organización y, por lo tanto, está en la mejor posición para establecer requisitos de transparencia y sostenibilidad en la actividad de la cadena de suministro. Los volúmenes de compras pueden representar hasta el 60 por ciento de los ingresos de una organización dependiendo de la industria, lo que permite dejar claro que las compras desempeñan un papel central en el esfuerzo de sostenibilidad de una empresa.

Y hay una recompensa: los equipos de compras que están preocupados por el ahorro de costes y la gestión de riesgos pueden ver sus problemas resueltos por la compra sostenible. A pesar de la percepción de algunas organizaciones de que los requisitos de sostenibilidad para los proveedores son costosos, estos programas pueden ayudar a las empresas a descubrir nuevas formas de reducir los costes (por ejemplo, usar una estrategia de coste total de propiedad) e identificar riesgos clave (y costes relacionados) a evitar.

En el centro de este éxito está la creación de confianza con los proveedores y ser transparentes sobre las expectativas de la contratación y las divulgaciones requeridas por los socios. Comunicar todo esto puede parecer difícil teniendo en cuenta que una empresa puede tener docenas de funciones empresariales diferentes y diferentes categorías de compra que administrar, dada la naturaleza global de las cadenas de valor interconectadas de hoy en día. A medida que estas redes se expanden, las estrategias tradicionales para gestionar el riesgo de los proveedores, como la creación de un código de conducta explícito y el cumplimiento de la normativa, no van lo suficientemente lejos como para garantizar la prevención de riesgos.

Pasos claros hacia la compra sostenible

En cambio, la implementación exitosa de una cadena de suministro sostenible radica en primer lugar en la identificación de los requisitos de las partes interesadas. Muchas empresas realizan diálogos para ello, que revelan tanto las expectativas como las prioridades, que se pueden utilizar como base para desarrollar una estrategia de sostenibilidad y alinearla con la hoja de ruta de la empresa. Entonces, es importante establecer metas e intenciones claras y atraer a los diferentes departamentos de la empresa para trazar un plan de acción. Esto se ha convertido en un paso vital, ya que la mayoría de los equipos de compras, normalmente, no tienen experiencia inherente en sostenibilidad para manejarlo por su cuenta.

El siguiente paso es elegir qué herramientas y métodos se utilizarán para recopilar y comprender el rendimiento de sostenibilidad de los proveedores. Indicadores cuantitativos fáciles de como las calificaciones de sostenibilidad, que se integran en el  software de compras de compras, acelerarán y ampliarán los programas de compras sostenibles para que puedan impulsar un impacto real. Estos indicadores también van más allá de simplemente evaluar un problema para dar a los equipos de compras un plan de acción real sobre cómo abordar ese riesgo crítico. Esta es la base para un programa de monitoreo del desempeño de proveedores que se alinea con la estrategia de sostenibilidad de la empresa, y ayuda a las empresas a identificar riesgos y oportunidades utilizando indicadores fiables.

La gestión de un programa de sostenibilidad a lo largo de la cadena de suministro requiere una cantidad significativa de inversión inicial, pero con las herramientas y estrategias adecuadas puede producir un retorno de la inversión exponencialmente positivo. Las iniciativas de compras sostenibles reducen el riesgo y la magnitud de los costes de incumplimiento y reducen el gasto en áreas operativas, como la logística, la energía, el agua y la fabricación. Estas acciones también ayudan a las empresas a evitar la mala conducta de los proveedores, proteger la reputación de la marca y ayudar a las empresas a reconocer y evitar interrupciones a tiempo.

La oportunidad más emocionante, sin embargo, radica en el hecho de que la sostenibilidad se está convirtiendo en un componente crítico de la estrategia de negocio y el crecimiento. Más allá de evitar riesgos, las empresas están construyendo proactivamente sus programas de cadena de suministro sostenible como un elemento diferenciador y un medio para colaborar e innovar con los proveedores para fabricar productos más éticos, mejorando a la vez la imagen de marca durante el proceso.

Es el momento de las compras sostenibles

Aplazar un programa de compras sostenibles perjudica los resultados de la organización a largo plazo. Ya no se trata de cuándo, sino de la rapidez con la que una empresa puede implementar un programa eficaz, que depende de una variedad de factores internos únicos.

Acerca del autor

Este artículo de Tanja Reilly, Director Ejecutivo Senior de la región de DACH para EcoVadis. Puedes seguir a Tanja en  Xing o  LinkedIn.

Andere Blogbeiträge